Por: Daniela Meza 

“Si amas las palabras, los misterios y los secretos. Si sientes curiosidad por la Subrealidad y la alquimia. Si quieres saber más sobre los giros ocultos de mi
mundo… Pues bien, entonces este libro quizá sea para ti.”

Lo que debe saber el público sobre La música del silencio es que, Auri, la protagonista es un personaje de la trilogía Crónica de Asesino de Reyes. Así que para entender la novela es necesario leer los dos libros que están publicados, El nombre del viento y El temor de un hombre sabio.

La Subrealidad en la que vive no es solo un lugar que ella únicamente entiende, con el paso de las páginas el lector que decidió adentrarse un poco más en la misteriosa y encantadora cabeza de la solitaria joven entiende lo que la rodea.

Y como Patrick – el autor – en el prólogo lo dice, no cualquiera es capaz de entender el mundo de Auri, solo pocos serán capaces de comprender y ponerse en los zapatos de este personaje desconcertante y conmovedor. Y debo decir que la personalidad de Auri cautiva desde El nombre del viento.

Antes de empezar a leer La música del silencio estaba un poco preocupada, no quería que el concepto que tenía de tan maravilloso personaje se viera destruido con su propia historia. Muchos autores suelen arruinar al personaje cuando se les ve de cerca y no desde la perspectiva a la que estamos acostumbrados. Pero con este relato me siguió pareciendo fascinante.

El mundo de Auri es tan asombroso que en ningún momento deseas que el tan querido Kvothe (protagonista de la trilogía) aparezca. Rothfss creó una vez más una historia a la altura de otra tan excepcional como lo es su trilogía debutante.

A veces deberíamos ver el mundo como lo hace Auri y no alterar el orden de las cosas. Entonces el mundo no estaría tan roto.

Comentarios