Morelia, Michoacán.- Uno de los hechos históricos del Pueblo Mágico de Tlalpujahua fue revivido en Morelia con la obra “La catástrofe de las Lamas”, de Rubén Ángel Chávez.

El montaje llegó a la capital michoacana con apoyo de la Secretaría de Cultura de Morelia, para presentarse de manera gratuita en la Plaza de la Paz, ante un amplio público.

El montaje, recordó Rubén Ángel Chávez, se realiza con el apoyo del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico de Michoacán en el marco del Festival Crearte Pecdam 2018-2019.

Fernando Fuerte Soto, director de Gestión Cultural de la Secretaría de Cultura de Morelia, dependencia encabezada por Cardiela Amézcua Luna, informó, el montaje es un unipersonal basado en la tragedia de las Lamas sucedida en 1937 en el pueblo esferero de Tlalpujahua.

“Con este tipo de producciones que son históricas y a su vez colaboran a que la ciudadanía se apropie de los espacios públicos y conozcan la historia de su ciudad o estado, abonan al desarrollo cultural comunitario y a generar un ambiente de paz y convivencia entre generaciones, tal y como lo ha indicado el Presidente Municipal Raúl Morón Orozco. En esta ocasión los asistentes al unipersonal se adentraron al hecho que sucedió el 27 de mayo de 1937 en el pueblo minero, cuando un talud de material que era sacado de las minas, sepultó varios barrios del pueblo, y es que a principios del siglo XX la empresa minera 2 estrellas se estableció en Tlalpujahua. Para poder obtener un lingote de oro, era necesario extraer toneladas de tierra y el proceso químico era lento”, señaló el funcionario municipal.

Entonces para acelerar el procedimiento se descubrió una nueva mezcla con agua y cianuro que hacía que el oro y la plata subieran rápidamente a la superficie del agua. Las lamas retiradas se acumulaban en un terreno arriba de una barranca sobre el pueblo, y al llegar a una gran cantidad de tierra, la presa que retenía esas lamas se rompió y una avalancha de lodo se vino abajo, “un cerro intermedio desvío al lodo para que se fuera sobre el lado izquierdo del pueblo, sepultando la mitad, mientras los habitantes se encontraban dormidos, pues el hecho que se relató en este unipersonal y apegado a la realidad, sucedió a las 5:30 de la madrugada”, concluyó Fuerte Soto.

Comentarios