Con 32 años de experiencia que respaldan y han dado un lugar especial en la Charrería, Don Ambrosio Murillo Villegas, artesano de monturas y cinturones hechos de pita y a mano originario de Ocotlán, Jalisco, es de los hombres más conocidos por las mujeres y hombres de a caballo para adquirir sus piezas.

Como cada año, Don Ambrosio forma parte de la zona comercial del Congreso y Campeonato Nacional Charro, y en Morelia expone sus piezas únicas para todas las familias charras que, como ya es tan conocido, lo esperan cada edición, y la número 75 no es la excepción.

Mientras se concentraba en su negocio, Don Ambrosio platicó del trabajo que requiere la creación de una montura, oficio que aprendió de uno de sus hermanos y que ahora desempeñan él y toda su familia.

Precisó que no es sencillo, ya que tienen que ser perfectas para cuidar la vida, ya sea de la escaramuza o del charro, pero también cuidar el bienestar del caballo.

“Las monturas no son sencillas de crear, requieren de un trabajo cuidadoso, todo detalle, incluido el herraje que está hecho a mano, está hecho de piel de res, de madera, el forro está hecho de piel de caballo, y el herraje está hecho de acero”, explicó.

Detalló además que para la elaboración de una montura sencilla se lleva cuatro días, esto con la ayuda de cuatro personas, mientras que una montura más especial se crea en alrededor de tres meses, con la ayuda de cinco personas.

Don Ambrosio ha elaborado sillas de montar especiales para presidentes de la República, gobernadores, artistas y personajes importantes del país.

Finalmente, Don Ambrosio nos platicó con orgullo que sus piezas, tanto monturas como cinturones, se han ido a varios estados del país, pero también alrededor del mundo, como España y Estados Unidos, en donde incluso una de ellas, se encuentra en exhibición en un museo de Los Ángeles, California.

Comentarios