Política

La figura independiente, desvirtuada

De tinta y rebeldía

Ar Mendoza

Lo he dicho cientos de veces y lo repetiré hasta el cansancio, la figura de candidato independiente se encuentra desvirtuada en México, es una mentira, una falsedad y una burla hacía los mexicanos, no es posible que solamente una aspirante que se ostenta como la única opción sin partido en las elecciones presidenciales, sea la que vaya a aparecer en la boleta este primero de julio, respaldada por un sinfín de irregularidades.

Y eso por decirlo de alguna manera, pues Margarita Zavala es y será la menos independiente de los que aspiraban a aparecer en la boleta en las elecciones venideras, pareciera… y miren que no soy mal pensado, que Zavala fuera simplemente un instrumento más del régimen para desviar la atención, restar votos, o quizá hasta para una posible declinación en favor del virtual candidato del PRI a la Presidencia de la República, esto con el único y simple objetivo de subirlo en las encuestas, pues miren que nomás no levanta.

Cuando pensábamos que serían unas elecciones históricas donde un candidato ciudadano y apartidista aparecería en la boleta, resultó ser solamente una broma pesada, pues dicha representante es nada más y nada menos que Margarita Zavala, una candidata que no tiene nada que ofrecer a los mexicanos, que está manchada por el pésimo trabajo que realizó su marido al frente del ejecutivo, eso sin olvidar que fue uno de los personajes que traicionaron la democracia en México, no olvidemos que se robó las elecciones en aquel lejano 2006, pero bueno, esa es otra historia.

Por otra parte, algo que me parece chistoso e incluso aberrante, es el hecho de las donaciones que Felipe Calderón y la ahora virtual candidata “independiente” están recabando para asumir los gastos de su campaña, mediante la organización de reuniones, desayunos y cenas, donde la mínima donación será de mil pesos; digo esto porque me parece algo muy usual en la derecha, en el yunque, en los partidos de élite, en algo que me suena a que simplemente beneficiará a los más poderosos, a los más ricos, pues aquellos que no puedan donar más de mil pesos o no tengan tarjeta de crédito no se tomarán en cuenta, y con esto no quiero decir que no se haga lo mismo en todas las campañas, ¿pero hacerlo público?, me suena más como a una burla o a una mala estrategia mediática.

Así pues, la candidata “independiente”, “ciudadana” y “sin partido”, no es más que una aspirante de las élites más poderosas, del neoliberalismo y del corporativismo voraz, una contendiente que no es más que el plan B, o C, del PRIAN.

En esto quedó la ilusión de las candidaturas independientes, en un simple instrumento del régimen para dividir el voto, para hacer presencia mediática o para darle gusto a aquellos berrinchudos que no obtuvieron beneficios en sus propios partidos políticos.

Comments

comments

error: Pide permiso escenalocalocalmorelia@gmail.com de compartir esta información.
Close
%d bloggers like this: