LifestyleNoticias

“La La Land”: Amor, optimismo y sueños

Todo suena perfecto hasta que llega el momento en el que tendrán que elegir entre el amor que se tienen o la realización de sus sueños.

Por: Allie Cabrera

Antes de empezar a leer esta humilde y muy personal opinión, se recomienda escuchar el maravilloso soundtrack, especialmente “Another Day Of Sun”, que canción más preciosa en verdad.  La película más sonada de la temporada, por fin llegó a salas selectas de cine en México y digo por fin, porque yo, amante de los musicales desde que tomé mi primer clase de baile a la edad de nueve años me moría por verla. Y debo decir que cubrió las altas expectativas que tenía en ella.

Se debe aclarar que “La La Land” no es para todos, a pesar de su arrolladora aceptación por parte de la crítica especializada. Este filme esta diseñado para esas personas que sueñan despiertas y que no importa lo nefasto que vaya su día siempre encuentran un rayo de luz en el panorama más desesperanzador, personas como yo, que creen en el amor de verdad con todas sus fuerzas sin importar que tan mal les haya ido en el pasado.

Con un maravilloso plano secuencia del Judge Harry Pregerson Interchange en la ciudad de los Ángeles da inicio esta historia al puro estilo Broadway, se observa un tráfico catastrófico y empiezan a sonar los primeros acordes de una canción preciosa. La magia empieza a suceder con una coreografía espectacular que homenajea a Les demoiselles de Rochefort (Jacques Demy, 1967) y West Side Story  (Robert Wise& Jerome Robbins, 1961), con un manejo increíble del color en el vestuario de los bailarines y cantantes que provocan una ganas terribles de pararse del asiento y empezar a bailar.

Los protagonistas de la historia son Mia (la simpática Emma Stone), una aspirante a actriz y Sebastián (el guapísimo y amor platónico de muchas de mis amigas: Ryan Gosling), un pianista amante de la música jazz.

Los cuales después de varios encuentros casuales y una química asombrosa, se enamoran perdidamente uno del otro. Se debe mencionar que es la tercera vez que estos dos actores trabajan juntos como pareja después de haber coincidido en Crazy, Stupid, Love (Glenn Ficarra& John Requa, 2011) y Gangster Squad (RubenFleischer, 2013). Todo suena perfecto hasta que llega el momento en el que tendrán que elegir entre el amor que se tienen o la realización de sus sueños.

Esta película es una completa declaración de amor al cine clásico de Hollywood y se pueden observar grandes referencias a filmes tales como Shall We Dance (Mark Sandrich, 1937), The Band Wagon (Vicente Minelli, 1953), FunnyFace (Stanley Donen, 1957), Singing in the rain (Gene Kelly & Stanley Donen, 1958), SweetCharity (Bob Fosse, 1969).

Algo que definitivamente la convirtió en una de mis diez películas favoritas de inmediato, el jugar con la nostalgia siempre ha sido sinónimo de éxito. El moverle las emociones a las personas al transportarlas a una época en la que pausar los problemas y ponerse a bailar y cantar no sonaba tan descabellado.

Aquellos años en la que existía la caballerosidad, enamorar a una mujer era todo un reto y no se desechaba una relación como suele suceder en la actualidad, definitivamente estamos en la era de lo efímero y superficial. Otro gran punto para el jovencísimo director y guionista Damien Chazelle, en verdad no puedo creer que sólo tenga 32 años y ya se haya inmortalizado, es que utilizó eso: estudio filmes representativos de la época de oro y escribió un gran guión.

Shall We Dance (Mark Sandrich, 1937).

Singing in the rain (Gene Kelly & Stanley Donen, 1958).

“La La Land” se traduce a una historia de amor en la que los personajes empiezan a cantar y a bailar, un musical que de primera impresión amarán la mayoría de las mujeres y pasará desapercibida para los hombres, está comprobado que la mayoría de ellos odian los musicales y prefieren las películas de acción o terror.

Pero para mi, “La La Land” no es una película musical más, para mi es una película desgarradora. Y escribo esto escuchando Audition del soundtrack, es una película que me hizo encararme después de casi diez años con esa inocente versión mía de diecisiete años que soñaba precisamente con estudiar artes escénicas, trabajar en Broadway y ser la protagonista de muchas películas; con esa niña que soñaba con sostener un premio de la Academia y estudiaba el enorme discurso que iba a dar enfrente de sus peluches; con esa niña a la que le tuve que romper el corazón antes de que todas las desilusiones y los obstáculos se lo rompieran. Al salir de la función, me prometí a mi misma que esa niña que no luchó por sus sueños porque alguna vez sintió miedo se quedaba en esa sala de cine.

 

Y eso es exactamente lo que me encanta del séptimo arte, que siempre existe una película destinada a encontrarse con una persona en específico y a hacerla pensar en la situación actual de su vida, a ayudarla a reconciliarse con su pasado o a darle el impulso que necesita para luchar por lo que quiere. En esto precisamente radica el encanto de “La La Land” y el porqué considero que esta arrasando con todos los premios; aparte de su magnifica música, coreografías, dirección de arte y vestuario; se acaban de anunciar sus catorce nominaciones a los premios de la Academia.

Es maravillosa porque en estos momentos de crisis económicas, sociales y políticas, en las que parece que el mundo esta por irse al carajo y en las que ya todo nos es indiferente, aparece una película que nos hace creer nuevamente en el amor, nos da un mensaje bastante potente sobre la esperanza y el no rendirse aunque el panorama se muestre bastante gris….Y en donde el tráfico es el pretexto perfecto para detener todo y empezar a cantar y a bailar como si no importará nada más, o por lo menos eso es lo que yo pienso hacer.

Comments

comments

error: Pide permiso escenalocalocalmorelia@gmail.com de compartir esta información.
Close
%d bloggers like this: