El cuadro de Monarcas depende de si mismo para asegurar su pase a la “Fiesta Grande”

Morelia, Michoacán. Monarcas hizo soñar la noche de ayer a los morelianos que se dieron cita en el estadio Morelos y que se fueron a casa con el anhelo de un equipo que aspira a llegar a liguilla.

El estadio lleno, las playeras rojiamarillas y la canción que se ha vuelto ya emblemática de “Shaggy” Martínez fueron la antesala de una noche llena de emociones. En un partido vibrante con un gol tempranero de Miguel Sansores, la ilusión de Monarcas creció ¿será que este partido era de los locales? La gente se metió aún más en el partido, ¡Morelia, Morelia! Se escuchaba en todo el estadio y sí, ¿por qué no?, Monarcas podría llevarse tres puntos importantes, podría darle nuevamente esa alegría a la afición moreliana.

Pero no fue fácil, así como llegó el gol de Sansores, llegó el del Puebla, los ánimos bajaron, pero aún no decaían por completo, la tensión creció pero el medio tiempo sirvió para tranquilizar los nervios de los cerca de 40 mil asistentes al estadio.

Inició el segundo tiempo, aficionados tomaban su lugar y afinaban gargantas para apoyar a los locales, sin embargo Puebla salió al ataque y el segundo gol llegó. Puebla acababa de dar vuelta al marcador. El Morelos calló, ¿podía ser posible? Nuevamente estaba Monarcas perdiendo en casa. Pero los rojiamarillos no se dejarían, el ánimo en los jugadores salió a flote y las llegadas fueron mayores y cada vez más peligrosas, entonces apareció nuevamente Sansores y con un cabezazo mete el segundo que ponía el partido en igualdad de condiciones.

Morelia sabía que debía ir por más, a partir del segundo gol, la afición volvió a vivir, la ola se paseaba por el estadio, así como los pases de Monarcas. Morelia sabía que podía y sí, llegó el tercero, con un pase al centro de “Quick” Mendoza que fue recibido por Aristeguieta anotando el gol que le daría el triunfo a Monarcas.

Hubo más llegadas por parte de los locales pero no lograron que el balón volviera a mover las redes, pocos minutos quedaban y la afición estaba al filo de las butacas, ¿la victoria sería de Morelia? El árbitro pitó el final del partido. Sí, Monarcas lo logró, cierra con un triunfo en casa y llega a los 27 puntos que lo hacen anhelar estar en la liguilla.

Esta noche todos fueron amigos hasta Miguel Sansores fue cobijado por la afición que al igual que el equipo desea soñar. Sí, ¿porque no hacerlo? Monarcas ha venido de menos a más, ha mostrado que tiene con qué pelear pero sobretodo ha mostrado que tiene lo más importante para ganar: el deseo de triunfar.

Comentarios