resena el principito de antoine de saint exupery
resena el principito de antoine de saint exupery
resena el principito de antoine de saint exupery

Reseña: “El principito”, de Antoine de Saint-Exupéry

El Principito es un clásico que leí de niña, un libro que cada vez que lo lees te deja nuevas enseñanzas, trata sobre la filosofía de la vida, es una crítica hacia los adultos que se preocupan por cosas “sin importancia” y cómo el personaje del principito, que es un niño, cuestiona al mundo adulto; es analítico, observador y siempre busca ser mejor.

El autor hace una evidente comparación entre los niños y los adultos, y hace reflexionar: ¿por qué los niños tienen tanta imaginación que se reduce cuando uno crece? Al igual que la inocencia, que se ve disminuida al pasar los años. La adultez refleja inseguridades, miedos, y la preferencia de la comodidad, el conflicto de buscar, y preguntar sobre lo que no sabemos.

El cuento narra la experiencia de un adulto que dejó de creer en sí mismo, de que se tuvo que adaptar al mundo de otros adultos, ya que desde niño no lograba comprenderlos y adopta la visión de éstos sobre la vida, va abandonando sus sueños y sus ilusiones, y deja su talento como pintor para convertirse en piloto y viajar por el mundo. Es en uno de esos viajes, que conoce al Principito, un ser de otro planeta que cayó en la Tierra por casualidad.

El adulto va conociendo al Principito, cuenta sus historias, cómo era su vida solitaria en su planeta, se da cuenta de la sensibilidad del niño, de su fragilidad y de su deber de cuidarlo. Además, crea un lazo de amistad con él, porque es el único que entiende los dibujos que alguna vez hizo de niño, y que los adultos no comprendieron, además siente nostalgia por su propio pasado.

A lo largo de la historia, el principito cuenta sobre sus viajes a diferentes planetas y describe a los adultos, cree que hacen cosas absurdas, y se olvidan de lo relevante. Es decir, expone la búsqueda de poder, la ambición por la acumulación de bienes, la vanidad, la búsqueda del saber, el trabajo.

El principito retoma valores para el ser humano, que deberían ser importantes, como la amistad, el amor, y la procuración del bien a los demás. El autor cuenta cómo el niño se sintió dichoso al conocer una rosa, que desde el momento en que la vio procuró que estuviera bien, que no le faltara lo necesario, se dio cuenta que la flor era vanidosa, pero aún así, la quería, y le parecía hermosa.

Hay una frase que nos deja una reflexión sobre el amor: Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que las mire para ser dichoso.

El principito le cuenta al aviador que tiene un problema con los “baobabs”, que son unos árboles de crecimiento rápido; éstos representan la responsabilidad y disciplina para el principito, ya que si no reciben el mantenimiento necesario diario como por ejemplo: arrancarlos y limpiarlos para que no puedan crecer, acabarían con su planeta. La analogía con los seres humanos es que si no se esfuerzan, no obtendrán lo que quiere; si dejan los problemas para después, será difícil resolverlos.

En su travesía por la Tierra, el Principito conoce a un zorro que le pide ser domesticado, y le explica que: “sólo se ve bien con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos.” A partir de esta unión, el zorro le enseña al niño que deber  amar a las cosas no por su apariencia o lo que le puedan dar, sino por lo que son, y que no hay que juzgar a las personas sin conocerlas.

Después de viajar por distintos planetas, el Principito regresa con el aviador, pero decidido a regresar a su planeta para estar con su flor. El aviador lo deja en el suelo para ser mordido por una serpiente y morir para llegar a su planeta.

El libro deja una gran lección: tratar de entender el comportamiento de los niños, respetar sus ideas, sus sueños, considerar sus talentos y no frustrar sus creencias. Hace pensar sobre el valor de las personas, de la naturaleza, y de todo lo que nos rodea, y de la importancia de la belleza de la vida.

A propósito de ello, dice: “Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio”.

[instagram-feed]
More Stories
JOHNNIE WALKER LANZA CUATRO EXCLUSIVAS EDICIONES