Corrupción encapsulada en impunidad

En días pasados, la Auditoría Superior de la Federación encontró que el primer año del actual gobierno representado por Andrés Manuel López Obrador presentó múltiples irregularidades tal como lo dio a conocer David Colmenares Páramo, auditor del organismo, ante la Cámara de Diputados, en la tercera entrega de los Informes Individuales y el Informe General Ejecutivo de la Cuenta Pública de 2019.

Hay que mencionar, que dichas irregularidades alcanzan un monto de hasta 67 mil 498 millones de pesos, los cuales representan prácticamente el presupuesto de nuestro Estado. Lo que nos obliga a reflexionar sobre la importancia de la existencia de estos organismos autónomos que tanto molestan al gobierno en turno, los motivos son claros. Por otro lado, estas observaciones corresponden al ejercicio presupuestal 2019, lo que deja la duda sobre si existe mala praxis del gobierno actual ya que la Secretaría de la Función Pública, mostró resistencia al proceso de fiscalización, con el pretexto de la suspensión de labores por causas de la pandemia.

Es claro que éste, no es un tema nada más de la federación, sino también de gobiernos y municipios qué es lo que más llama la atención en este asunto, porque es donde se registra una mayor opacidad.

Están también los Megaproyectos de la 4T, como el Tren Maya, la refinería Dos Bocas o el Aeropuerto de Santa Lucía los que desde su origen han generado ámpula en diversos ámbitos debido a las inconsistencias con las que se han llevado a cabo y los altos costos que representan al erario público, además de las adjudicaciones directas, la indebida administración de los recursos entre otros temas que huelga mencionar.

Le sigue la Secretaría del Bienestar con los programas sociales de este gobierno como Jóvenes Construyendo el Futuro, Sembrando Vida, Becas Benito Juárez, Pensiones a Adultos mayores y los Créditos Ganaderos a la palabra, con observaciones importantes donde se encontraron movimientos de pagos duplicados, a personas fallecidas o sin evidencia documental que los avale. Entre los que más llaman la atención se encuentra el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, uno de los proyectos insignia del gobierno actual, al cual,  el organismo dio a conocer que existen más de 263 millones de pesos pendientes de aclarar en su operación, adicional a la falta de resultado en la aplicación de este programa lo cual he señalado desde hace más de un año.

Es lamentable que la instancia a cargo de entregar dichos apoyos a la población vulnerable, utilice los recursos de los mexicanos para realizar pagos duplicados, a personas fallecidas, sin contar con las compras innecesarias o los contratos de los llamados Servidores de la Nación que al mismo tiempo son becarios.

Por último pero no menos importante, se encuentra la cancelación del NAICM que le costó a los mexicanos casi 332 mmdp. Sin embargo, al momento de que un servidor redacta esta columna y a raíz de las críticas del Presidente de la República a la fiscalización del organismo autónomo, la ASF emitió una aclaración a través de un comunicado donde admitió inconsistencias y deficiencia metodológica en el cálculo del costo aproximado de la cancelación del proyecto.

Si la gran esperanza de México era terminar la corrupción y la igualdad basada en programas sociales… con estas observaciones de la ASF, la corrupción solo cambió de manos y los programas sociales se contagiaron de lo mismo, ¿que nos queda?.. Nos queda el tiempo de los ciudadanos.

Abelardo Pérez Estrada

ExPresidente CANACINTRA, Empresario, Analista Político

More Stories
Monarcas fue vendido a Mazatlán por 400 mdp, asegura José Ramón Fernández