Batman Pattinson
Batman Pattinson
Foto: Warner Bros.

El Batman más oscuro pero el Gotham con más esperanza

El Gotham que conocemos en la nueva entrega de “The Batman” es un nido de ratas, donde prevalece la violencia, corrupción y donde gobierna el crimen.

En el 2022 que muchos hemos tenido la desdicha de atestiguar nos hace falta entre otras cosas mucha esperanza y aunque he dicho un montón de veces que el cine no tiene la obligación de darnos alguna enseñanza o introspectiva, es refrescante que lo haga. Robert Pattinson hace algo que ningún otro actor que ha interpretado a Batman ha hecho, nos ha dado un personaje humano, que duele, que se hiere y que aunque muy poco probable, puede existir en nuestro mundo.

No estoy diciendo que todos debemos volvernos vigilantes ni hacer un llamado a las autodefensas, pero es interesante que nos podamos reflejar en un personaje superhumano, que tiene enemigos y que los villanos pueden ser reales y pueden ser vencidos.

Batman Pattinson
Foto: Warner Bros.

Pero hablemos de la película; The Batman, dirigida por Matt Reeves se lleva a cabo en el segundo año de la cruzada del Caballero de la Noche. Esta vez no contamos con la historia del origen de Bruce Wayne. Batman salta directamente a su oscura representación en Gotham City, donde el mejor detective del mundo aún no es tan bueno (ni tan odidado) y busca desentrañar una serie de pistas dejadas por un asesino en serie enmascarado conocido como The Riddler.

Desde el uso de una voz en off reflexiva, hasta la elección del encuadre de la cámara, esta película se siente casi como la ya conocida “Seven”. Es un gran cambio de tono con respecto a las películas anteriores de Batman, pero no desagradable. Batman se muestra como una persona real en comparación a las películas de Burton, que tenían un Wayne caricaturesco, pero tiene más estilo que los éxitos de taquilla de Nolan, mucho más oscura y si no fuera por la clasificación, seguramente mucho más sangrienta. Puede que no derroque a The Dark Knight, pero The Batman es un claro ejemplo de cómo las diferentes versiones del mismo personaje pueden ser buenas.

Batman Pattinson
Foto: Warner Bros.

No entremos en la eterna discusión entre los fanáticos sobre si las películas de superhéroes deben ser para niños o para adultos. Absolutamente no puedes mostrarle The Batman a un niño. Esta nueva película es PG-13 en los EE. UU., pero está en un nivel completamente diferente a las películas relativamente sobrias de Dark Knight, y en un planeta diferente de cualquier película de Marvel, te sumerges en tres horas de angustia creciente y un dolor latente adornado con algunos toques de humor muy muy secos. Recuerdo una escena donde salen los rojos y azules (tipo sirenas de policía) y te acuerdas que los colores existen, pero olvídate del verde fosfo de The Riddler que hemos visto anteriormente.

Como Selina Kyle, la Catwoman, Zoë Kravitz es eminentemente observable. Pero la película lucha por meterse debajo de las máscaras del personaje, acumulando giros tontos en lugar de explorar el personaje con profundidad. Lo mismo es cierto para el policía amigo de Jeffrey Wright, Jim Gordon, a quien se le encomendó la ingrata tarea de pararse junto a Batman y aunque es un personaje muy agradable nos falta verlo aún más, menos mal que conoceremos su ascenso a comisionado en su propia serie. Colin Farrell apenas reconocible canaliza a la leyenda Al Capone y la amenaza ronroneante de John Turturro como Falcone recuerda a Brando en El padrino. Los personajes malos de la película te pueden recordar a cualquier político mexicano, yo no digo que Carmine tenga similitudes a un perredista michoacano que alguna vez quiso ser Presidente, pero seguramente te dará sabor a algún personaje de la escena actual.

Una buena película que tiene muchos elementos familiares, en un México que ha sobrevivido ataques del crimen organizado, pandemias, asesinatos por el narco o batallas campales brutales en partidos de futbol, nos da el aire que muchos necesitamos para seguir andando. Te recomiendo ver “The Batman” y que al final reflexiones sobre el trabajo grupal que se puede cumplir si todos tuviéramos el mismo objetivo, el bien común, un mundo sin corrupción y la empatía global.

Gotham puede ser cualquier municipio michoacano, pero nosotros no necesitamos a un enmascarado para sobrevivir cualquier cosa como comunidad.

[instagram-feed]
More Stories
En enero, 114 años del natalicio de Alfredo Zalce