Los partidos políticos y la renuncia a su financiamiento público

Escucha la nota

En semanas pasados el Congreso de la Unión concretó una reforma en la que se reforman diversos artículos de la Ley General de Partidos Políticos y de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que faculta a los partidos políticos a renunciar y reintegrar a las arcas públicas el financiamiento ordinario que reciben.

Lo anterior solo aplica en el caso que haya alguna catástrofe nacional o cualquier otra que ponga en riesgo a la población, también es importante señalar que esta reforma establece que los partidos podrán reintegrar su financiamiento ordinario antes y después de que les sea asignado por parte de las autoridades electorales y siempre que no afecten sus actividades ordinarias, además de que esta acción se considera voluntaria y no obligatoria por parte de estos entes de interés público.

Es importante mencionar que esta discusión en gran parte de desató a partir de que derivado de la pandemia causada por la COVID-19, el año pasado morena notificó y solicitó al INE la intención de renunciar a parte de sus prerrogativas del ejercicio 2021 para ayudar a las autoridades a hacer frente a esta pandemia. Sin embargo debido a la falta de legislación en la materia y a que ya se encuentra un mecanismo establecido para dicha acción el INE respondió que es improcedente que a través de la autoridad electoral se pueda devolver un monto de financiamiento público que ya es parte del patrimonio del partido, y toda vez que el mecanismo para su renuncia se debe accionar antes de que le sea entregado estos recursos a los partidos.

Se debe mencionar que en el año 2020 el Consejo General del INE aprobó a través del acuerdo INE/CG85/2020 la renuncia de morena al 50% de sus prerrogativas para el gasto y sostenimiento de sus actividades ordinarias, pues el recurso publico aún no se encontraba en manos de morena por lo que se procedió a aceptar dicha solicitud. Caso distinto en 2021, pues morena ya contaba entre su patrimonio el recurso que pretendía renunciar y devolver, por lo que se le negó dicha solicitud. Además de que acertadamente se argumentó en este caso que los partidos políticos carecen de facultades para establecer los fines y destino de los recursos a los cuales renuncia.

Esta reforma viene a dar claridad tanto a las autoridades electorales como a los partidos políticos pues allana el camino y el contexto en el que se puede reintegrar a la Tesorería de la Federación el financiamiento público que se les otorga para las actividades ordinarias. Está reforma fue aprobada por mayoría en ambas cámaras encontrando oposición en las y los legisladores del PRD, PAN y algunos del PRI.

Se ha señalado que los recursos públicos que reciben los partidos políticos tienen fines muy específicos, además de que no pueden suplir a las instituciones que destinan los recursos públicos para las catástrofes nacionales o hechos que pongan en riesgo a la población. Sin embargo, por otro lado resultan benéficos para atender casos excepcionales como las emergencias sanitarias o catástrofes naturales. La figura de la renuncia al financiamiento público de los partidos políticos es una figura controversial pero positiva, aunque sea acusada de populista o electorera, es una figura que reivindica la solidaridad ante emergencias nacionales y es por mucho un acto de justicia para la sociedad ante el despilfarro que muchos partidos hacen con el financiamiento público que reciben.

Engels Contreras Piña

Mtro. En derecho procesal constitucional

Candidato a Mtro., en derecho electoral

[instagram-feed]
More Stories
obtiene fiscalia general vinculacion a proceso contra presunto responsable de receptacion
En Apatzingán, obtiene FGE vinculación a proceso contra presunto responsable de homicidio